• Document: ALMANSA Y LOS BORBONES
  • Size: 1.31 MB
  • Uploaded: 2018-12-07 20:16:04
  • Status: Successfully converted


Some snippets from your converted document:

ALMANSA Y LOS BORBONES Francisco Navarro Olaya ALMANSA Y LOS BORBONES Por Francisco NAVARRO OLAYA Una vez más, Almansa es camino hacia el trono de España, en esta ocasión el protagonista fue el príncipe Alfonso (futuro Alfonso XII) hijo de la Reina Isabel II, quien en aquellos momentos se encontraba en su exilio parisino junto a toda su familia. Al final de una serie de avatares políticos que se venían sucediendo durante años, tuvo lugar un suceso importante para la Casa de Borbón, me refiero al pronunciamiento del General Arsenio Martínez Campos, el 29 de diciembre de 1874, en los campos de Sagunto, al proclamar como rey de España al hijo de la Reina Isabel II, que sería el futuro soberano Alfonso XII. General Arsenio Martínez Con el pronunciamiento del general Martínez Campos Campos. en Sagunto (29.12.1874), fue restaurada la monarquía en la figura del príncipe Alfonso, hijo de Isabel II. Nada más lejos de intentar dar una lección de historia, pretendo relatar el viaje del príncipe Alfonso en el cual Almansa formó parte del itinerario. Con tal motivo, para dar la bienvenida al futuro monarca, se construyó un arco triunfal rematado por el monolito conmemorativo de la Batalla de Almansa, que su antecesor y primer Rey Borbónico, Felipe V, hiciera levantar sobre el campo de la citada Batalla. Dicho monumento se instaló sobre las vías férreas de la estación almanseña en honor a S.M. el Rey. http://historiadealmansa.usuarios.tvalmansa.com/ Página 1 ALMANSA Y LOS BORBONES Francisco Navarro Olaya En Almansa, para dar la bienvenida al futuro monarca, se construyó en la estación un arco triunfal rematado por una réplica del monolito conmemorativo de la Batalla. Recibo del trabajo de los carpinteros para el arco de triunfo. http://historiadealmansa.usuarios.tvalmansa.com/ Página 2 ALMANSA Y LOS BORBONES Francisco Navarro Olaya El día 6 de enero de 1875, la Reina Isabel II despedía a su hijo el príncipe Alfonso, en su palacio parisino Basilewski, que sería el principio del viaje que tuvo como meta y destino Madrid y el trono español. Aquel primer tramo en territorio francés lo realizó por tierra hasta el puerto de la ciudad de Marsella, lugar donde se le tributó un gran recibimiento por parte de las autoridades políticas y militares, tanto francesas como españolas, desplazadas a tal efecto a dicha ciudad. En el mencionado puerto de Marsella embarcó en la fragata de guerra española NAVAS DE TOLOSA. En esta primera travesía marítima tuvo como meta la Ciudad Condal, a cuyo muelle de la paz llegó a las doce de la mañana del día 9 de enero de 1875. Barcelona dispensó un gran recibimiento al futuro monarca (parada militar, cena de gala, arco del triunfo en las Ramblas, visita a la catedral,…, etc.) Quedó el príncipe tan impresionado del recibimiento en Barcelona que le envío un telegrama a su madre, la Reina Isabel, cuyo texto y su respuesta transcribimos a continuación: “Madre mía; el recibimiento que me ha hecho Barcelona excede mis esperanzas y excedería tus deseos. Con el corazón conmovido por la voz del pueblo español, que por primera vez me aclama como padre, te da las gracias y acepta tu bendición como la de Dios, quien ha pedido por ti y por mis ya hijos catalanes.- Alfonso” “París, 10 - 1:20 de la madrugada.- A.S.M el Rey de España Alfonso XII.- Barcelona. Gracias infinitas, hijo mío, por tu cariñoso telegrama, bendigo a Dios por lo feliz de tu viaje y bendigo también a esos bravos catalanes que tanto cariño demuestran. Dales las gracias en nombre de la madre del Rey Alfonso XII, y tú recibe mi bendición.- Isabel”. El día 10 a las dos de la tarde salió vía marítima desde el mismo muelle de la paz con destino a la capital del Turia, llegando el día 11 por la mañana al puerto de Valencia, siendo recibido por las autoridades con volteo de todas las campanas de la ciudad y descargas de cañonazos, etc., haciendo su entrada en la ciudad por el puente del mar y ofrendando a la Virgen de los Desamparados con un bastón, fruto de un regalo que le habían hecho, diciéndole que era lo único que poseía pues era un emigrado, aceptando el Sr. Arzobispo tal regalo hasta que pudiera ser remplazado por otro obsequio a la patrona de Valencia. El día 13 miércoles, a las 6:40 horas de la mañana, salía el tren de la estación de Valencia con destino a Aranjuez, donde llegó a las 10 de la noche, estando todo el trayecto de la vía férrea custodiado por el ejército hasta Madrid. En su estancia en la capital l

Recently converted files (publicly available):