• Document: El uso de la Ley en el evangelismo
  • Size: 156.58 KB
  • Uploaded: 2019-04-15 21:42:36
  • Status: Successfully converted


Some snippets from your converted document:

Escuela de Evangelismo Lección El uso de la Ley en el 1 evangelismo “La Ley de l Señor es perfecta que convierte el alma.” Salmos 19:7 Pensamiento Clave: Para ser instruido correctamente en cómo alcanzar efectivamente a los perdidos con el evangelio, debes comenzar con el fundamento bíblico para el evangelismo. Kirk Cameron, Actor, co-presentador del programa de TV Los Pasos del Maestro. En recientes siglos pasados, la Ley de Dios, (Los Diez Mandamientos) fue la esencia de la proclamación del evangelio de grandes predicadores como Jorge Whitefield, Jonatán Edwards y Carlos Spurgeon entre otros. Todos ellos dijeron que si no usamos la Ley, casi con certeza llevaremos a los pecadores a una conversión falsa. En estas dos primeras lecciones veremos varias funciones de la Ley de Dios y también veremos su importancia en el evangelismo. Es importante enfatizar que cuando la Biblia dice que la Ley del Señor es perfecta que convierte el alma, aquí el salmista está haciendo una referencia a la instrucción del Señor, a Su Palabra en su totalidad; la ley moral no convierte, sino expone nuestro pecado para que el Evangelio rescate al pecador través de la fe por Gracia. Esta obra de la Ley y el Evangelio es la unidad de la Palabra/ley o instrucción del Señor que convierte el alma. La Ley es como un espejo donde el pecador puede ver su condición pecaminosa y depravada. Antes que el no creyente llegue al conocimiento de su necesidad de arrepentimiento y de poner su confianza en Jesucristo, debe ser convicto por el Espíritu De Dios como un violador de la Ley, y por consecuencia culpable ante Dios. Si el pecador no reconoce su inhabilidad y que ha violado la Ley de Dios todavía es orgulloso y está confiando en su propia justicia y por consiguiente aun no esta preparado para recibir la gracia. El principio del evangelismo bíblico es “Ley al orgulloso y gracia al humilde”. (Proverbios. 3:34; Santiago 4:6; 1ª Pedro 5:5). Martín Lutero dijo: "La Ley es para el orgulloso y el Evangelio para los de corazón quebrantado." La Ley también prepara el camino para recibir el evangelio; ilumina el entendimiento del pecador y le muestra que la gracia de Dios es admirable. La Gracia no significa nada para una persona que no sabe que es pecador y que tal pecaminosidad significa que está separado de Dios y condenado. Por eso no tiene sentido predicar la gracia hasta que las demandas de la Ley y la realidad de la culpa delante de Dios no sean predicadas”. Otra función de la Ley es cerrar la boca del pecador que se quiere justificarse diciendo: Yo no soy tan malo como muchos otros. La Ley hace que el pecador quede culpable y bajo el juicio de Dios. Romanos 3:19. 1 Escuela de Evangelismo La Ley también trae conocimiento de pecado (Romanos 3:19-20). Si el hombre no es capaz de ver su condición pecaminosa y su necesidad de ser perdonado tendrá muy poco o ningún interés en acudir a la cruz para alcanzar el perdón de Dios. La Ley revela nuestros pecados escondidos, nos ayuda a darnos cuenta que somos culpables. Si no incluimos el uso de la Ley en nuestra presentación del evangelio el pecador no verá su necesidad de arrepentirse, y si decide venir a Cristo vendrá por los motivos incorrectos y por consecuencia la conversión no será duradera o genuina delante de Dios. También el proceso de santificación será puramente un esfuerzo humano por tratar de ser mejor. (Marcos 7:8). A.B. Earl dijo: “Me he dado cuenta por amplia experiencia (que es la prueba verdadera) que las amenazas más severas de la Ley de Dios tienen un lugar prominente en llevar al hombre a Cristo. Ellos se deben ver perdidos antes de que lloren por misericordia; ellos no escaparán del peligro hasta que lo vean.” Los fariseos trataron de remover el uso de la Ley y Jesús los criticó fuertemente cuando les dijo: “¡Ay de ustedes, maestros de la Ley!, que se han apoderado de la llave del conocimiento; pero ni ustedes mismos entran ni dejan entrar a los que quieren hacerlo”. (Lucas 11:52 DHH) La Ley es “la llave” que abre el conocimiento de que somos pecadores (Ver Romanos 3:20) y nos hace ver que somos culpables y que merecemos el castigo eterno por haberla violado. Para poder escapar de ser juzgados por la Ley debemos “apresuradamente” aceptar la gracia que Dios se nos ofrece en Jesucristo. Es muy común hoy en día cuando muchos evangelizan el poco o ningún uso de la Ley para traer convicción de pecado. Pablo decía que la Ley es buena si se hace uso de ella conforme al propósito que tiene. (Leer 1ª de Timoteo 1:8-11) Otro propósito de la Ley es encerrarlo todo bajo pecado, para que podamos ver que somos pecadores. (Gálatas 3:19-23). La Ley es como un “profesor” o un “guía” que nos enseña y nos dice: <<Ere

Recently converted files (publicly available):